null Itineario - A Cabecina

A Cabeciña

Del Bronce Final a la Edad del Hierro

1. Petroglifos

Una de las expresiones artísticas más singulares de Galicia son petroglifos. Grabados rupestres al aire libre que, a partir de la Edad del Bronce, ritualizan, marcan o compartimentan el paisaje. En el acceso al yacimiento se encuentran varios afloramientos con grabados, sobresaliendo uno por encima de todos. En este se encuentran diversos motivos representados, destacando semicírculos concéntricos, además de figuras de forma ovalada o aspecto arriñonado, incluso en forma de abanico. Motivos similares a los aparecidos en otros puntos del Atlántico como la Bretaña francesa, donde destaca el dolmen de Gavrinis.




 

2. Muralla y foso

Los sistemas defensivos de los poblados de la Edad del Hierro se configuran ya en sus inicios. Fosos, parapetos y murallas pétreas conforman estos sistemas defensivos. Aquí se conservan un foso con sección en «V» —aunque relleno hoy en día por acción de la sedimentación— y una muralla pétrea. La muralla presenta una anchura de dos metros y para su construcción aprovechó el afloramiento granítico sobre el que se levanta el castro. Exteriormente la muralla se presenta escalonada.






 

3. Primera terraza y lacus

Espacio abierto, delimitado por la muralla y por la abrupta caída hacia el mar, punto en el que se localiza un «bolo» granítico con una gran cazoleta o lacus que algunos investigadores relacionan con un espacio ritual por su forma y por su ubicación frente al mar y a la puesta del sol. En esta terraza se hallaron en las excavaciones abundantes materiales arqueológicos propios del Bronce Final y de la I Edad del Hierro relacionados con estructuras en material perecedero (madera y paja).




 

4. Segunda terraza

Durante las excavaciones llevadas a cabo en este espacio, se encontró un mayor número de estructuras. No todas ellas son del mismo momento; destacan dos momentos o fases de ocupación. Una, caracterizada por cabañas circulares, casas, con paredes enlucidas típicas de la II Edad del Hierro, con pavimentos de tierra batida o de granito meteorizado. Otra, definida a partir de la existencia de un gran vertedero cerámico en donde aparecen materiales indígenas y romanos entremezclados.



 

5. Acrópolis

El punto más elevado del poblado y desde el que existe una vista dominante del yacimiento y del tramo de costa que se extiende hacia el sur. Ocupado en su mayor parte por grandes «bolos» graníticos sobre los que no podría haberse construido ninguna estructura. En varias de esas rocas aparecen, de nuevo, grabados rupestres, hoy en día muy erosionados. Este hecho confiere a la croa o acrópolis un posible carácter simbólico.



 

¡Lo que no te puedes perder!

Real Monasterio de Oia (Oia)

Es el único monasterio de la orden de Císter a orillas del océano Atlántico. Esta situación estratégica le permitió jugar un papel importante en la defensa de la costa. Sus orígenes se remontan al siglo XII y desde entonces ha sufrido numerosas reformas y modificaciones que han configurado su aspecto actual. El recorrido por el edificio es un itinerario por su historia y sus personajes. La visita guiada al Monasterio incluye también la exposición permanente de los grafitos de los presos republicanos entre los años 1937-1939 en que funcionó como campo de concentración.

Enlace web

Baiona (Baiona)

Villa marinera conocida entre otras cosas por ser el primer puerto europeo en el que se anunció el «descubrimiento del Nuevo Mundo» por parte de Alonso Pinzón, que capitaneaba la carabela Pinta. Es posible visitar una réplica de esta carabela. Un paseo por su casco histórico nos transporta a la Edad Media. Merece la pena visitar la excolegiata de Santa María, la capilla de Santa Liberata, el Hospital Sancti Spiritus o la Virgen de la Roca, con espectaculares vistas a la villa y al Atlántico.

Enlace web

Pozas de Mougás (Oia)

Piscinas naturales en la Serra da Groba. El río Petelo y sus afluentes combinan la velocidad y la fuerza de sus cascadas con la tranquilidad y paz de las pozas. Forma parte del recorrido de la Ruta Máxica de Oia.

Enlace web

Petroglifo de Auga dos Cebros (Oia)

Es el único petroglifo conocido en la Europa Atlántica donde se representa una embarcación de origen mediterráneo. Dicha representación en un contexto atlántico es una muestra de las relaciones que se establecen desde época prehistórica entre la cultura atlántica y la mediterránea.

Enlace web

Cabo Silleiro (Baiona)

El primer faro ubicado en este cabo se inaugura en 1866. El faro actual es de 1924. Desde él se puede ver a 40 millas de distancia y su sirena se escucha a 200 millas. Es uno de los puntos principales de orientación de los navíos que surcan estas aguas. El faro no es visitable, pero merece la pena acercarse y visitar el entorno

Enlace web